El proyecto Thor

Durante la Guerra Fría hasta hoy día, los Estados Unidos invierten infinidad de recursos en el diseño y construcción de armas que les permitan estar a la cabeza del resto de potencias mundiales y poder ejercer su influencia en el mundo. Sus armas de destrucción masiva como las bombas nucleares han ido avanzando generación tras generación hasta convertirse en verdaderas herramientas para la aniquilación global, pero estas no son las únicas armas desarrolladas durante este tiempo. Iniciado en los años 1950, el proyecto Thor es uno de los proyectos más ambiciosos en cuanto a armas de destrucción masiva se conoce. Aunque aún no está demostrado que haya sido utilizado muchas personas piensan que ya está en funcionamiento y orbitando sobre nuestras cabezas.
Entendemos por bombardeo cinético al acto de atacar desde el espacio una parte de la superficie planetaria con un proyectil no explosivo donde la fuerza destructiva proviene de la energía cinética liberada durante el impacto del proyectil.

El proyecto Thor no es más que esto. Satélites orbitando al rededor de la Tierra armados con “cilindros” de tungsteno (uno de los metales más duros que existen hasta la fecha) de unos pocos metros de longitud y una computadora con sistema de guía.
Una vez lanzado uno de estos “cilindros”, dicho objeto se movería a velocidades orbitales, de como mínimo 9 kilómetros por segundo. La forma de estos objetos es óptima, mejora la reentrada en la atmósfera y maximiza la capacidad de penetrar en objetivos resistentes o enterrados. Se estima que la cantidad de energía liberada por la versión más grande de “cilindro” es comparable a la de una bomba nuclear pequeña, el único cambio sería que la zona atacada no sería envenenada por la radiación. Otras estimaciones defienden que su poder destructivo podría ser mucho mayor.

Debido a que la velocidad del impacto es muy alta y la sección visible en el radar es muy pequeña la defensa contra esta arma es bastante complicada. El lanzamiento es muy difícil de detectar pues podría ser cualquier señal de infrarrojos detectada en la órbita, en cualquier posición. Debido a que es un lanzamiento balístico esta señal infrarroja sería mucho más débil que otras. El único inconveniente del arma sería los sensores de esta pues quedan inutilizados durante la reentrada atmosférica debido al recubrimiento de plasma que se forma a su alrededor. Un objetivo móvil sería difícil de alcanzar si realizase una maniobra imprevista.
El tiempo entre pérdida de órbita e impacto sería de pocos minutos y dependiendo de las órbitas controladas por estos satélites tendría un alcance mundial. Tan solo se tendría que esperar a que el satélite estuviese posicionado en el lugar indicado sobre el planeta para iniciar el bombardeo.

Anuncios

12 comentarios en “El proyecto Thor


  1. EEUU ejecutó en Iraq a niños maniatados

    Wikileaks ha hecho público un cable diplomático de Naciones Unidas que puede probar que tropas de EEUU ejecutaron a diez civiles iraquíes y después pidieron un ataque aéreo con el objetivo de destruir pruebas. Entre los muertos había cuatro mujeres y cinco niños menores de 5 años, y todos estaban maniatados.

    El incidente ocurrió, según Wikileaks, en marzo de 2006 en la ciudad iraquí de Ishaqi.

    El cable muestra las preguntas de Philip Alston, el relator especial de Naciones Unidas para Ejecuciones Extrajudiciales, Sumarias o Arbitrarias, sobre el incidente.
    “He recibido varios informes de que al menos diez personas fueron asesinadas durante un ataque”, se lee en el cable, que describe además que una de las mujeres tenía 70 años y entre los niños, uno de ellos apenas había cumplido 5 meses de edad.

    De acuerdo con la información recibida, las tropas norteamericanas recibieron disparos durante 25 minutos y entraron en el edificio, donde maniataron a los inquilinos y los ejecutaron a tiros. Después solicitaron un ataque aéreo que destruyó la casa.

    Alston hace referencia a informes de los forenses del hospital de Tikrit que hicieron la autopsia a los cadáveres y que señalan que los fallecidos habían sido maniatados y ejecutados de un disparo en la cabeza.

    Medios de comunicación norteamericanos informan además de que las autoridades de Estados Unidos no han respondido a la solicitud de información de la ONU.

    Tampoco el Pentágono ha querido hacer comentario alguno sobre tan grave acusación, de acuerdo con Alston, quien añadió: ”El Consejo de Derechos Humanos no hace nada para dar seguimiento cuando los estados ignoran las cuestiones que se les plantean.”

    La activista política Medea Benjamin dijo a Russia Today que los órganos de Justicia estadounidenses fabrican pretextos para que los soldados criminales puedan eludir la pena.

    “Es horrible que esas cosas hayan pasado, pero gracias a WikiLeaks tenemos testimonios de los hechos. El público aquí, en EEUU, casi nunca tiene noticias de eso, pero los que viven en carne propia las consecuencias lo saben muy bien. No solo el Pentágono se niega a admitir los crímenes de muertes civiles, sino también el Departamento de Justicia se niega a reconocer como responsables a los que cometieron los crímenes, sean soldados o los de alto nivel que dieron las órdenes”, sostiene Benjamin.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s